Chat with us, powered by LiveChat

«Hace ya un tiempo que utilizo el término Plasticidad aplicado al ser humano en su totalidad, como
esa capacidad inherente de modificar estructuras o funciones con el propósito de desarrollar, incrementar,
implementar, adaptar todo nuestro ser a nuevas condiciones especialmente a las situaciones dinámicas y de
rápido cambio y evolución… La empresa educativa pierde mucho tiempo especialmente en los requerimientos para búsqueda,
creación y aprobación de programas, no ofreciendo estudios de forma independiente que puedan
acompañar a lo que se aprende en otros sitios o en forma natural como consecuencia del
desarrollo de nuevas tecnologías. Y como el futuro en la medida que no estemos preparados a un
cambio, todo nos sobrepasará, la empresa no ganará lo suficiente y la docencia como la
concebimos se encontrará en extinción».

Michael Meir, MD, PhD